¿POR QUÉ TENER UNA ALIMENTACIÓN RESPONSABLE?


Alimentación responsable.

Alimentación responsable.

Diariamente, tenemos que consumir alimentos, pero no hay conocimiento claro de sus contenidos nutricionales, calorías, cantidades de sodio o azúcar y se habla que es preferible consumir más proteínas que harinas o que son mejores las dietas recomendadas por los conocidos o encontradas en páginas de internet que consultar a un especialista.

Generalizando, se puede decir que una alimentación saludable es aquella que proporciona los nutrientes que el cuerpo necesita para mantener el buen funcionamiento del organismo y conservar o restablecer la salud, minimizando el riesgo de enfermedades, garantizando la reproducción, gestación, lactancia,desarrollo y crecimiento adecuado. Para lograrlo esto entonces, es necesario el consumo diario de frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, leche, carnes, aves y pescado y aceite vegetal en cantidades adecuadas y variadas. Si lo hacemos así, estamos diciendo que tenemos una alimentación saludable.

¿Por qué es importante una alimentación saludable? Existe una  sólida evidencia que demuestra que comer una dieta saludable, puede reducir su riesgo de obesidad y enfermedades tales como diabetes, cardiopatía, accidentes cerebrovasculares, osteoporosis y algunos tipos de cánceres. Los colombianos somos cada vez más conscientes de la relación entre los hábitos de consumo y de la alimentación como una fuente para tener un estilo de vida saludable que influye en un sistema inmunológico fuerte.

¿Pero qué relación tiene la comida y un sistema inmunológico fuerte?

El cuerpo humano tiene la capacidad de resistir a casi todas las enfermedades, entre ellas las causadas por microorganismos o toxinas que tienden a lesionar los tejidos y órganos. Ésta capacidad se denomina inmunidad. Gran parte de esa inmunidad reside en un sistema, el sistema inmunológico, que genera anticuerpos y células que atacan y destruyen a los agentes hostiles.

El primer tipo de inmunidad es la inmunidad innata o genética y esa inmunidad se trae al nacer y está influenciada por diversos factores que la madre brinda a través de la lactancia.

El segundo tipo de inmunidad es la adquirida, que se logra por medio de la formación de un gran número de células, linfocitos especializados, que se sensibilizan contra los agentes invasores extraños a través de la exposición espontánea, ambiente o a través de agentes biológicos llamados vacunas.

Se sabe que la alimentación es uno de los pilares de la buena salud y que un sistema tan complejo como el inmunológico posee elevados requerimientos nutricionales. Sin embargo, la Inmunonutrición, nutrición específica del sistema inmune, es una ciencia relativamente joven. Las evidencias en los últimos años demuestran que las proteínas y el hierro son elementos fundamentales para el normal desarrollo del sistema inmunitario y su adecuado funcionamiento.

Mientras las proteínas constituyen la principal materia prima para la hematopoyesis o generación de nuevas células, el papel que el hierro desempeña en la inmunidad se manifiesta en primer lugar, dentro de los procesos de inmunidad innata ya que es un elemento necesario para la maduración de las células inmunitarias, particularmente de los linfocitos, asociados con la respuesta específica frente a agentes infecciosos.

 

Mi hortelano, “la marca preferida de los chef”, es tu mejor opción al momento de comprar alimentos más que orgánicos en Bogotá, porque te brindamos frescura en todos nuestros productos.

Síguenos en Facebook e Instagram y aprende más de alimentación consciente para una vida saludable.