UN ALTO EN EL CAMINO PARA VOLVER A LAS RAICES


UN ALTO EN EL CAMINO PARA VOLVER A LAS RAICES

Volver a nuestras raíces

De la diversidad de fauna y flora en Colombia surge una variada gastronomía esencialmente criolla, con poca influencia de cocinas extranjeras. Los platillos colombianos varían en preparación e ingredientes por región e incorporan las tradiciones de las culturas española, mestiza y negra.

Una vez implantado el mestizaje culinario en la colonia, dominó en los ingredientes y en las preparaciones la influencia española; el régimen alimenticio de los santafereños, en esta época, era más bien homogéneo y los diferentes niveles sociales comían alimentos semejantes, no faltaba, por ejemplo, la sopa de ajiaco preparada con carne de oveja o de res, papas, cebollas y ajos; así como, salchichas de cerdo, tocino y diversas grasas; la taza de chocolate seguida de un vaso de agua o la totuma de chicha era muy común.

Ingredientes indígenas como la papa, raíces como la yuca y la arracacha, de igual forma el maíz, la ahuyama, y el ají, se mezclaron con los traídos por los españoles y los africanos y dieron lugar a nuevos platos.

Entre los elementos introducidos por los africanos están el coco, el plátano, el fríjol cabeza negra, entre otros. También formaban parte de su cocina el sofrito y las preparaciones al vapor. La incorporación del coco, del plátano con el pescado y de las frituras en abundante aceite es la base de variadas recetas costeñas.

  • La bandeja paisa es un plato reciente que resultó de la historia del consumo del fríjol en la región antioqueña.
  • Sancocho: el sancocho que se consume en todas las regiones, el cocido boyacense y el mondongo. Dichos platos reflejan la identidad gastronómica según los recursos alimentarios utilizados en cada territorio.
  • Arepa: Preparaciones nativas como la arepa, presentes en la mayoría de los departamentos, se modificaron con la mantequilla y el queso.
  • Tamal: Esta preparación aborigen de maíz con ají también se mestizó con las arvejas, la carne, la zanahoria y el tocino. Para la muestra están el tamal tolimense, el santandereano o el del Pacífico.
  • Dulces en almíbar: Algunas frutas americanas como la piña, la guayaba, la pitahaya o la papaya se combinaron con el azúcar de la caña, lo cual facilitó la elaboración de las conservas o dulces en almíbar.

Estos platillos fueron muy consumidos en la época colonial para halagar a una visita, hasta la actualidad.

Mi hortelano, “la marca preferida de los chef”, es tu mejor opción al momento de comprar alimentos más que orgánicos en Bogotá, porque te brindamos frescura en todos nuestros productos.

Síguenos en Facebook e Instagram y aprende más de alimentación consciente para una vida saludable.